Cortesía.

Luego de dos años de pandemia, los estudiantes de educación básica, primaria y secundaria tienen la posibilidad de volver a las aulas de clase para continuar con su preparación académica.

Según cifras del Ministerio de Educación Nacional, el 97.7% de los establecimientos educativos oficiales y privados de las capitales del país ya se encuentran habilitadas y recibiendo en modalidad presencial al 100% de sus estudiantes.

Por ejemplo, el último censo de instituciones educativas en Bogotá daba cuenta de 2.242 establecimientos en total, que albergaban 1.419.635 estudiantes en todos los niveles de educación formal regular.

Bajo este contexto, es importante que no se pierda de vista que el virus continúa circulando y que los niños también son susceptibles de infectarse. De allí que la vacunación es la herramienta más importante para esta vuelta a las aulas, junto con las otras medidas de bioseguridad: uso correcto de tapabocas, lavado de manos constante y distanciamiento físico.

Adicionalmente, se vuelve fundamental entender que la salud y el bienestar de los menores no solo están mediados por el COVID-19. Factores como el alimenticio cobran relevancia, sobre todo entender cuáles son los mejores alimentos para enfrentar el reto de volver a clase al colegio, dejando atrás las rutinas del hogar y la virtualidad.

Una lonchera saludable:

Recuerde que el retorno a las clases presenciales implica un esfuerzo para el cuerpo de sus hijos. Según los expertos de Nueva EPS, no olvide que al momento de alistar lo que va a llevar al colegio, no deben faltar:

  • Alimentos energéticos: panes integrales, cereales integrales, galletas integrales tipo avena, ponqué casero, frutas secas, pasas, ciruelas, barritas de cereal, frutos secos tipo maní, nueces, aceitunas, entre otros.
  • Reguladores: Jugos de fruta o frutas enteras, fruta deshidratada, fruta picada, verduritas picadas cocidas o crudas.
  • Formadores: Leche descremada, yogurt, huevos, jamones y quesos bajos en grasa.  Alimentos de origen animal bajos en grasa como: tortilla de huevo, salchichas de pollo o pavo, pollo a la plancha picado en cubitos, pollo deshilachado, entre otros.

Evite poner refrescos muy azucarados o bebidas gaseosas y paquetes, descarte los dulces o preparaciones que tengan exceso de grasa y azúcares. Procure siempre incluir agua y algún líquido bajo en azúcar; preferiblemente jugos de fruta natural

Lonchera y COVID 19

Adicionalmente, el área de promoción y prevención de Nueva EPS también trae una serie de consejos para los niños (y papás) a la hora de consumir la lonchera pues es un momento ideal para el contagio, ante la necesidad de remover el tapabocas para ingerir los alimentos. Recuerden que la preparación de los alimentos es tan o más importante que su consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.