Ordoñez se va. Por ahora

0
584

 

Por.- Rodolfo Pantoja Pantoja

Una de las noticias políticas más importantes de este año, quizá más que la misma firma del proceso de paz, entre la guerrilla de las Farc, y el Presidente Juan Manuel Santos, será la manera y los hechos que rodearon la salida de Alejandro Ordoñez Maldonado como Procurador General de la Nación, hecho que se presentó este 7 de septiembre.

Sin lugar a dudas y como lo reconoció el propio Procurador, este era un hecho que se miraba venir en este proceso en donde la polarización del país, ha llegado a limites tan grandes que todo cuando ocurra en Colombia en este momento, está directamente ligado a los procesos que han marcado el interés nacional, y sin lugar a dudas uno de los más importantes es el que tiene que ver con las conversaciones que por más de cuatro años, realizó el Gobierno y la guerrilla en donde finalmente se terminó con un acuerdo de las partes en La Habana, que será protocolizado este 26 de septiembre.

Todos los hechos que rodearon la salida del Procurador General de la Nación, estuvieron ligados, por lo menos en los últimos tiempos, a un enfrentamiento radical en las posiciones relacionadas con la manera como se adelantó el proceso de paz.

Por ello, se recuerda, que fue el propio Presidente de los colombianos, Juan Manuel Santos, quien en un acto público, realizado hace 20 días, hizo, un llamado a los altos tribunales para que agilizarán la salida del Procurador, en uno hecho que para muchos sectores fue interpretado  como una clara intromisión del mandatario nacional en los asuntos de la justicia en Colombia.

Por ello, no es sorprendente que una vez conocida la salida del Procurador Alejandro Ordoñez, que tendrá que ocurrir en los próximos ocho días, se empiece a sentir incluso una polarización más del país, porque será el, quien seguramente, y libre ya de su atadura a funcionario público, salga a refutar los estamentos del Gobierno en torno a lo que conviene o no en este tema del manejo de votar sí o no al plebiscito.

Nada más interesante, entonces y prudente que desprenderse, en este momento, de cualquier resentimiento o posición insultante de algunos sectores quienes en teoría dicen ser los portadores del mansaje de la paz y la reconciliación en Colombia, pero que en el  fondo no hacen más que escupir odio, insultos y sed de venganza.

Sabido es que el plebiscito a votarse en el  mes de octubre, si bien es cierto servirá para refrendar o no, algunos acuerdos logrados entre el gobierno nacional y las Farc en los últimos tiempos, también es cierto que hacia el futuro, si no se deja atrás, los odios viscerales que son auspiciados desde las dos posiciones, tanto de quienes defienden el Sí  al plebiscito, como de quienes votaran, No, para nada absolutamente para nada, servirán a las intenciones de lograr una reconciliación en un país, en el que lo único que se necesita es lograr verdaderas acciones para poder vivir en paz.

Por ello, y como lo manifiesta la prensa nacional, en los análisis que sobre estos temas se han hecho, luego de conocer la salida de Ordoñez, “a pesar de que llegó a su cargo con el supuesto guiño del presidente Uribe, fue el primero que le metió el diente al equipo del ex mandatario. Y fue también el primero que le puso el acelerador a la investigación para frenar el carrusel de la contratación en Bogotá, incluido el retiro temporal del alcalde, con el argumento de que era necesario evitar poner en riesgo las billonarias inversiones que estaban pendientes de contratación, que, según se afirma, se acercan a los seis billones de pesos.

En fin ya hay voces que manifiestan que este será apenas un reverzaso de Ordoñez para coger impulso, a quien lo veremos en los próximos meses, en otros escenarios nacionales de gran importancia.

DEJA UNA RESPUESTA